Palabras de homenaje al archivero en su día.

Por: Jorge Luis Torres Marrero.

A simple vista es imposible imaginar el caudal histórico que guarda entre sus paredes un Archivo: mapas, planos, privilegios, caricaturas, grabados, títulos de libros y publicaciones periódicas, entre otros importantes documentos que incluyen una época tan remota como el siglo XVI,  recurren a este importante lugar, académicos, científicos, doctores, maestros y estudiantes que se interesen por la investigación.

El Archivo Nacional, surgido en enero de 1840 como Archivo de la Real Hacienda de la Isla de Cuba, atesora El Diario de Sesiones de las Cortes Españolas y las gacetas oficiales de La Habana y de Madrid. En sus áreas la población puede hallar los registros de derechos musicales, de la propiedad intelectual y datos genealógicos útiles hasta para tramitar una herencia.

Entre sus salas se encuentra la biblioteca hemeroteca especializada en Historia de Cuba, Archivística y Derecho donde se atesora una buena parte del quehacer histórico.

Como algo interesante existen documentos que pertenecieron a figuras ilustres o patrióticas de nuestra historia, que aparecen destruidos porque quienes lo custodiaron no tomaron las medidas necesarias o no supieron preservarlos.

Pero no se puede hablar de un archivo histórico sin la presencia del archivero ,esa persona que te orienta hacia la búsqueda de documentos ,organiza los  materiales y brinda otros detalles de interés así como las medidas de protección al usar algunos de dichos documentos, que por el paso del tiempo y la humedad pueden causar algún daño a la salud y en esos casos esa persona sugiere el uso de naso bucos, guantes y lupas

El Archivero es transmisor de todo el caudal de información que atesoran estas instituciones de Información por ser salvaguardas de los patrimonios documentales. Se argumentan los valores que tienen, que se basan fundamentalmente en que constituyen Patrimonio, Memoria, Identidad y Conocimiento y el Archivero, como un profesional de la información, capaz de desarrollar habilidades y competencias para desarrollar sus funciones y ser un eslabón para el conocimiento.

Lo  notable del trabajo en archivo sin duda es el arduo trabajo de los restauradores quienes se empeñan en salvar varias cartas y documentos, un  ejemplo está en el vasto epistolario del Generalísimo Máximo Gómez, llegadas al museo y bastante deterioradas. También se constatan cómo algunas publicaciones con bastantes años de vida fueron sometidas a un minucioso trabajo de rescate. Reciban entonces nuestros archiveros merecido homenaje.

Anuncios

Acerca de mambidelsur

Soy Periodista del sistema informativo de Radio ciudad del Mar, en la provincia de Cienfuegos, Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s