Verano y alcohol: reacción explosiva.

bebiendo_alcohol

Por: Jorge Luis Torres Marero.

Estamos en pleno verano, estación que por las características de nuestro clima tropical es pretexto para visitar ríos y playas, beber refrescos, limonadas o la más refrescante de todas: el agua, pero hay quienes prefieren tomar otras bebidas, para nada refrescantes sino sofocantes, inyectan euforia, gritos, palabras obscenas, violencia  y que hacen perder el control de las cosas. ¡Claro se trata del alcohol!

A pesar de  propagandas  en  medios de difusión masiva sobre las terribles consecuencias de ingerir bebidas alcohólicas en playas y otros centros recreativos así como del abuso con que se hace y además de advertir que alcohol y timón son una explosión, personas indolentes hacen caso omiso de dichas  advertencias.

En los últimos tiempos la Organización Mundial de la Salud muestra preocupación ante la magnitud de los daños sociales provocados  por el uso frecuente y embriagante del alcohol, aún sin llegar a ser esclavo de esta sustancia. En nuestro país amén de las campañas informativas sobre este vicio existe alto por ciento de la población dependiente de esta droga denominada legal.

¿Cuántas veces presenciamos que  fiestas de quince, bodas   o celebraciones de  otra naturaleza se convierten gracias al efecto de la citada sustancia, en pesadilla?, donde golpizas, riñas, malas palabras son los personajes fundamentales.

¿Y qué decir del asiduo bebedor?, que un tiempo después pierde el nombre para llamarse como todos los que practican ese mal hábito: borracho, pero hay más en la vida de estos hombres y mujeres desorientados y es que transitan por varias fases: Primero  son el hazme reír de todos convirtiéndose en payasos, luego  se transforman en cerdos,  vomitan y  orinan en cualquier lugar y andan sucios  por las calles para al final ser rechazados por todos.

El doctor Ricardo González Méndez especialista de 1er y 2do grado en psiquiatría, asegura que cuando el adulto bebe con frecuencia y en exceso, el organismo sufre cambios tóxicos y metabólicos sobre todo en el procesamiento de grasas.

Esto explica el mayor riesgo en bebedores  a sufrir infartos cardíacos, trombosis cerebrales o padecer hígado graso, de seguir el consumo: cirrosis hepática.

Y qué decir de las enormes tragedias vinculadas al alcoholismo, accidentes de tránsito y laborales, violencia hogareña, homicidios, violaciones, degradación moral y económica, sufrimiento para familiares, convivientes y otras personas afectadas en el papel de bebedores pasivos. Últimamente he observado que los jóvenes hacen suyo este terrible hábito y a cualquier hora del día se les puede ver  bebiendo copiosamente ron o cerveza. Situación esta preocupante en edades  donde otras debían ser las preferencias.

Por esas razones debemos desarrollar un estilo de vida en el cual el alcohol desempeñe un papel cada vez menos importante, para celebrar, divertirnos o mostrar amistad no hay que embriagarse.

El organismo agradecerá más otro líquido refrescante  para mitigar sed y calor porque alcohol y verano son  una reacción explosiva.

 

Anuncios

Acerca de mambidelsur

Soy Periodista del sistema informativo de Radio ciudad del Mar, en la provincia de Cienfuegos, Cuba.
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s