La radio y el cañonazo de las nueve

canonazo-02Por: Jorge Luis Torres Marrero.

Antes que en 1923 la Torre de Londres con su famoso reloj de Big-Ben emitiera la hora a través de la emisora BBC ya los cubanos con el Cañonazo la ponían en práctica, partiendo de una vieja pero característica costumbre que con el tiempo se convirtió en una constante.

Pero como práctica, el Cañonazo de las nueve no siempre fue a esa hora ni se disparó desde La Cabaña.

En ocasiones llovía y se mojaba la pólvora, en otras se les olvidaba y muchas veces los relojes no se ponían de acuerdo.

Para lograr los propósitos se utilizaron métodos que no fueron los más serios como para que perduraran hasta nuestros días. La emisora se encontraba en uno de los pisos más altos del edificio Jota en La Habana, el sonido del disparo llegaba allí perfectamente, se instaló una bocina de Fonógrafo orientada hacia La Fortaleza de La Cabaña y frente a la misma un micrófono.

Cuando el aire estaba a favor, el estampido se oía perfectamente, pero cuando no lo estaba había que guiarse por la claridad que producía la pólvora al ser disparada, se veía pero no se escuchaba.

El actor Tomás Cuervo que por esos años hacía imitaciones de voces y sonidos, se brindó para emitir el efecto con la boca, pegándose a la bocina. Luego del sonido, el locutor de la emisora decía: “Acaban de escuchar el Cañonazo de la nueve en todo el territorio nacional “.

Cuando Tomás Cuervo no estaba se ponía una enorme caja de cartón, similar a las usadas para guardar sombreros de invierno, sobre cuyo fondo se golpeaba una baqueta como las que se usan para tocar el gong, convirtiéndose en una sensación para la radio- audiencia de toda la Isla.

El anuncio duró mientras estuvo la emisora CMX en ese lugar, cuya cercanía a la fortaleza de La Cabaña permitía oír el legendario cañonazo.

Cañonazo-La-Habana-Cuba-620x270

Con motivo de la Segunda Guerra Mundial el Gobierno suprimió el famoso disparo a partir de junio de 1942 y se retomó el 10 de diciembre de 1945 alegando: era una medida para ahorrar pólvora.

El cañonazo llegó para quedarse, en las noches habaneras se escucha el estampido como tradición que sobrevive mientras Radio Reloj marcha junto al tiempo.

Anuncios

Acerca de mambidelsur

Soy Periodista del sistema informativo de Radio ciudad del Mar, en la provincia de Cienfuegos, Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s